sábado, 30 de enero de 2016

EL VIEJO ANIBITA

Dicen que el viejo Anibita, -hombre rico-, quería desplazar a "Mundo Gómez" para demostrar que tenía más plata que éste; se fue a Sincelejo y compró un televisor de esos que estaban saliendo y eran la novedad de la época. A las 7 de la noche, llegó Anibita con su extra-largo a la puerta de su casa, estacionó el willys y descargó tremendo cajetón. Bajaron el aparato, en medio de los wipipí, emocionadosde los hijos del ganadero y lo instalaron.- Demoraba 15 minutos para prender, mientras se calentaban los tubos y pasaba el estrellerío y brillantez de la pantalla. Aparecieron las imágenes y el sonido, y eso fue el griterío más grande. “-¡Pa que respeten no joda!, esto no es un radio- ¡aquí si podemos ver, todo lo que pasa en Bogotá!”. - Wipípí, no joda, -se volvía a escuchar-. Miedda! a la par que esto sucedía, la peladera se fue apiñando en la puerta de la casa de Anibita. -tanto, que ya no dejaban oír al ganadero- y éste mal humorado, procedió a cerrar las puertas de la casa. Pues, como si señor, que la peladera se quedó afuera, mirando un chispero. -mi madre! si no habían 50 pelaos en ese momento y el vecindario ardiendo, porque también se sintió ofendido, -ajá- porque ahí estaban, los hijos del Piche Godín que eran 9-, el Nene, Rafa, Oscarito,el puto y el Jairo -que era el último de ellos-, los hijos del Nono Díaz, el Nono chiquito y el tun-tun, los hijos de Alfonso Gómez - Mario y el gato-, los hijos de Erasmo Toribio -como 4-, fuera del Furuso, el Alberto de Miguel Ramón y el negro de Marina, los de Aurora Bello -2-, Álvaro el visco, y el "manito" Alean y por último, el Humbectico, el mismísimo diablo de la niña Blanquita, -diría Alfó, el papá putativo de los López-Gómez-. Éste, se fue para su casa maquinando la maldad que había aprendido en el Liceo Bolívar. Ya en el comedor, le metió una moneda de cobre al foco provocando un corto mayúsculo, -Maña que aprendió con el mismísimo sobrino de ANIBITA, “Aníbal de Luis ”, - armaban un corto en el circuito eléctrico donde se encontraba el colegio, barrio la María de Sincelejo,- con una moneda de cobre para que les dieran salida, mientras se restablecía la luz-.La corriente era absorbida por la moneda encholocada en el foco, y así empezó el fogonazo en la casa de la niña blanquita, cuyas cuerdas no resistieron la temperatura. Cuando la candela, chispeaba bajo la palma seca, se armó el griterío: Se quema la casa de la niña Blanquita! La gente corría con baldes, ollas, tanques, Alguien, reventó el cable que daba entrada al circuito y se conjuró semejante desorden, pero nadie durmió esa noche en San Andrés!. Luego que desconectaron la casa del circuito eléctrico, se restableció la luz en todas, menos en la que se originó el corto- . Dios sabe como castiga las pilatunas. Así se quemó el primer televisor que llegó a San Andrés y que duró un solo día. ANIBITA POLO como era tan fregado, se fue a Sincelejo y les tiró el televisor por la cara a los propietarios del almacén, convencido de que por culpa de ese aparato, casi se quema San Andrés.-"¡MALDITO APARATO,...YO PA' QUÉ COMPRÉE ESA MARICADA!” -afirmaba con esa vocesota de tarro que tenía-. SI JOSEFINA ME HUBIERA HECHO CASO, ¡NO HUBIERA PASAO NAA! -Si Anibita se hubiera enterado de la verdad, yo no estuviera contando el cuento, a mi pobre mamá la hubieran desterrado de San Andrés y Josefina hubiese podido gozar su televisor, por muchos años