miércoles, 2 de febrero de 2011

Relatos del caribe N° 10: El celular





RELATO -X

  EL CELULAR
       


Después vino en la modernidad, -cuando yo no estaba por estas latitudes- y con ella, el aparatico que igualó al blanco y al indio, a Tuchín y San Andrés -con la capital de la República de un solo mamonazo, llamado: el Celular, que acabó con las carreras de las pobres mamás de los sanandresanos al bendito edificio de TELECOM, con la frase desesperada de: "vete mijo -al marido- adelante, que yo ya te alcanzo", nunca alcanzaba la pobre señora, porque cuando llegaba, casi ahogada por el agite de la carrera, ya se le había acabado la plata, -al que estaba llamando- y también acabó, con los siete kilómetros que hay entre Tuchín y San Andrés, -si porque, esa joda- de ir a llamar al hermano, al hijo -que estaba pagando el servicio militar, en la puta miedda-, implicaba recorrer los 7 kilómetros que hay entre Tuchín y San Andrés, fuera, de la media hora pidiéndole línea en la telefónica, al Alvarito, el Hijo del Visco.
"Que farta (Sic), de sentido común, no haber inventado el aparatico ese antes," -decían en San Andrés-, ¿cuántos agites nos habían evitado?, -¡verdad que la modernidad trae sus ventajas!