martes, 1 de febrero de 2011

Relatos del caribe N° 2: Aurora Bello Y sus borrachos







RELATO - II

AURORA BELLO Y SUS BORRACHOS



Pero regresemos a ese pasado glorioso, porque fue el de nuestra generación: -45 años atrás-. Los adultos en esa época, es decir nuestras padres, no tenían estómagos, sino ánforas, para tomar ron blanco; así se llamaba la botella con una especie de burilado en su cuello y sello amarillo en su pechera.” Puro alcohol industrial:” -decía Aurora Bello- el personaje más admirable y espectacular que haya tenido la mujer cordobesa. Se relacionaba con niños, mujeres y hombres con una vulgaridad estrepitosa, al mismo tiempo amable y disonante, por los grandes adjetivos que utilizaba-, de tal manera que nadie se sentía ofendido, sino hamacado a madrazos- juguetonamente, de aquí  pa’ allá, y de allá pa’ ca, entre el insulto y el redículo, (sic), como decía ella, -pero eso sí todos muertos de la risa- incluyendo el  obitado.
 Una vez, le quedaron debiendo una botella de ron –Mario-, el hijo de Alfonso Gómez -político más grande que tuvo Córdoba, pues mantuvo cautivos de 15 a 20.000 votos, durante varias décadas, a punta de solo  bautismos.  Aurora le decía entregándole recelosa, la botella: “ Ve que me lo pagues-!. ¡Cuidado no me lo pagas!.Te armo un escándalo, no joda! “. Pasaron dos días y el Mario no se veía entrar a la casa, -que quedaba en frente de la de ella-. La gente que la conocía, le preguntaba para darle cova, Ajá -Urora- ¿ya Mario te pagó la botella de Ron? -No hombe; - que va a pagarme nada ese hijue-puta!- déjalo que arrime.
 Preciso el viernes empezaba la tomata donde Alfonso, -- y manda Alfonso a comprar una botella de ron a el Chóge. - El  Chóge  arrancó para donde Aurora, pensando en quedarse con la plata. y fiar la botella. Aja...otro vivo! ..."Aurora que le mande una botella de ron blanco a don Alfonso, que mas luego se la paga". Aurora rejugada con el Choge, -que era otro bandido tomador de trago, como decía ella, le ripostó-. ! Nada, Ni miedda, hoy no fío, el que quiera tomar ron, que pele la plata, El pobre  Chóge  viendo la vaina imposible, le pasó los billetes, los desenroscó, y ésta,- una vez los tuvo en sus manos, como deleitándose empezó a gritar muy acompasadamente, con un tono que solo ella tenía: "Este billete se queda aquí

no sale- no joda!” -dijo Aurora-, con voz firme y resuelta. -¡Bueno que no salga!, eche pero dame la botella -repuso el Chóge-; Cual dar, ¿cuál botella? -!Vaya lava-perros, dígale a Don  Alfonso, que si quiere tomar rón,  vuelva y me mande la misma plata, que ésta,-mostrándola, la que tenía en sus manos,  ya se la mamó -por si no lo sabe-, el hijueputa de su hijo: el babiecas, hace cuatro días!.
 Erda -que problema para el pobre Choge-, que le tocó recoger nuevamente la plata por su propia cuenta, entre los amigos de don Alfonso, porque no se atrevía a pedírselos a él y para -Mario- que duró saltando la tapia de Marina, como un mes entero, para salvarse de la garrotera que le había pronosticado su padre: el viejo Alfonso, una vez se enteró del  problemita