viernes, 12 de noviembre de 2010

A EL GRUPO EDITORIAL DEL TUNEL- UNA RECTIFICACION Y UN RECONOCIMIENTO

Me habían dicho que el grupo el Tunel de Montería,  no tenía en cuenta a los escritores de otras ciudades y  poblaciones de Cordoba,, centraba su atención en sólo aquellos que habían ganado un  mreconocimiento concursal de esos que abundan nacional e internacionalmente. La verdad siendo Montería la Capital de nuestro Departamento, el centro metropolitano de todas la vivencias de esta sabana inmensa, donde como dice el escritor Loriquero, hay más artistas por metro cuadrado, que en cualquier otra parte del territorio nacional, creí de justicia llamar la atención sobre este aspecto. La verdad yo no he encontrado referencia a la gente de San Andrés, empezando por Edmundo lopez gómez, el formidable Periodista, que igual es un escritor de oficio,  el acádemico de historia, profesor Madera y su obra, el poeta  Danith urango, relatando aguas abajo, al sinú,  el profesor Mendoza, autor de genealogias de san Andrés que debieran ser de la Costa Caribe, porque si algo hay que anotar, es el particular entronque de los pueblos ancestrales con nuestra cultura actual.Yo sostengo la teoría de que la Cultura Caribe, existente en nuestros origenes mas remotos, fué absorbida por la cultura zenú.,en razón del poder que tiene la agricultura sobre la pezca y la caza. Los Caribes son por naturaleza guerreros, los Zenúes pacíficos. Así que cuando don Alonso de heredia, pasó por Chenú y las tierras del cacique Mexión, encontró pacíficos cultivadores, con una organización social, política y económica altamente desarrollada. pero cuando su hermano Pedro de Heredia fundó Cartagena, enfrentó una belicosa resistencia, de Turbacos y Calamaríes. No admite discusión el hecho de que los indigenas del interior, valles del Sinú, San Jorge, bajo Cauca y Magdalena, incluida la Depresión Monposina, se encontraban en un estadio superior.  No hablo de mis escritos, ni políticos, ni poéticos,  pues siendo de todo un poco, no he sido nada de nada, y no acostumbro a hablar de mi mismo.Pero si vale la pena resaltar, la persistente labor durante 30 años, de los amigos del Tunel., entre otras cosas porque son de la generación de la modernidad, mi generación. Parece ser la primera generación que en grueso estudió en Bogotá y otras ciudades, la generación que receptó  el  MAYO DEL 68 EN FRANCIA,  que ha dado tanto que hablar en los circulos lierarios y filosóficos.